lunes, junio 05, 2006

¿QUIÉN PIDIÓ UN DIVAGUE?

Sí señor, la vista no lo engaña:
ES UN BONIATO.
Mi boniato...
¿Por qué el hecho de haber nacido boniato, va a impedir que su fama trascienda?
Y atrás, medio celoso del boniato, se ve, se asoma mi león Leonardo (Figuretti), que mirándolo bien y despacio, está un poco mugriento... pero bueno, nació peluche y los peluches nacieron para juntar mugre (¿es una telaraña eso que asoma tras la hoja mayor...? oh yeah! la casa de mi araña Eurofelia, seguramente).
Es un boniato con suerte, claro está. No realizó ningún casting, sino que por alguna extraña razón se salvó de terminar asado con el pollo. Lo encontré solo y abandonado, en el cajón de las papas, medio seco... lo que me está haciendo acordar a la canción de la Reina Batata... ¿no se habrá abatatado... o mejor dicho, emboniatado (?) y rodado al suelo y se escondió... rajando del pelapapas?
Cuando la imaginación no llega, hay que apelar a recursos. O pelar boniatos...
Esta es la explicación: se me acabó el chocolate y no sólo eso, sino que ayer asé como un kilo de maníes con cáscara y aún me están afectando el hígado y se ve que por añadidura, mi cerebro.
Para terminar, diré que no le brotó colita verde sino violeta.

2 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

 
Free Web Counter
¡Pica a chusmeando!