martes, mayo 30, 2006

Mmmh...! Por suerte, la internet está particularmente lenta hoy... qué placer.
Acabo de venir de lo de mi tía, a quien ADORO y veo muy poco. Es un placer pasar la tarde con ella, imposible aburrirse.
Además me libré de mi novio un día más...!!! (corazones, corazones... el amor me inunda).
Llega esta hora (la nochecita) y como que mi inspiración ya se puso la bolsita de agua caliente y se fue a dormir.
Definitivamente mi máxima inspiración ocurre de mañana, mientras me preparo para ir a trabajar y durante el camino, mientras voy hablando sola por la calle (así es, voy conversando en voz alta, hasta que me cruzo con alguien y me doy cuenta...). Tendría que blogudear de mañana, pero sí claro... apenas me dan las balls para llegar a tiempo. Hoy me parece que marqué un nuevo record, creo que puse menos de 20 minutos. Llegué chorreando agua, pero llegué 8:55 y salí de casa 8:36. No sé en qué va, a veces salgo antes y llego después... depende de mi inspiración durante el camino. Cuando no estoy ganándome el Oscar y haciendo una lista de a quién agradecería si eso ocurriera, estoy terminando con mi novio o encontrándome en algún lugar inesperado con mi ex o audicionando para American Idol... (Sí, es cierto, hago todo eso; aguardo comentarios al respecto... ¿algún psiquiatra interesado?).
Bueno, en definitiva, la hora ideal para salir a trabajar y llegar moderadamente peinada y con toda la ropa que me puse antes de salir, son las 8:20 hs.
Pero siempre pasa algo.
Resulta que yo uso dos despertadores: uno que es radio y otro que habla; sí, dice "cu cu cu cu son tal hora tantos minutos cu cu". Atenti a mi método: el que es radio, está con la hora 15 minutos adelantados, cosa que semi dormida, piense que son 15 minutos más temprano. No sé qué emisora puse, que de mañana se prende y en vez de despertarme, me deleita y me arrulla. Podría cambiar la radio, pero está tan buena esta que tiene que me da lástima. Y bueno, suena y suena y suena hasta que media hora después (con la hora bien, no corrida) la señora de adentro del otro despertador dice "cu cu cu cu... levantate boluda cu cu...". Setecientas veces hasta que dice: "... son las 8 horas, 0 minutos..." y ahí salto de la cama, la gata me maúlla creo que puteándome porque la desperté, corro al baño, prendo la estufa y... qué lindo el calorcito... como 5 minutos descongelándome. Otro detalle: para envidia de muchas, soy espectacularmente regular y a las 8:10 más o menos, soy del water... Bueno, termino de vestirme, bajo poniéndome el pullover, me preparo el café con leche (Garfield y yo, un solo corazón. Hasta que no tomamos el café de la mañana no estamos para nadie) y mientras éste gira en el microondas, trato de peinarme (casi nunca lo logro). En eso baja mi madre que, cuando no se despertó a las 6 para cocinarme, se ofrece a hacerme algo en esos 5 minutos restantes que me quedan para rajar o saca un inventario de lo que queda desde la semana pasada dentro de la heladera y podría llevarme en la viandita (blearghhh...!). Y ahí estoy yo, triunfal, 8:35, charlando con Susana Giménez de que yo de chiquita jugaba con la hermana de Natalia Oreiro (es cierto, amiga de mi prima) y que a ella y a mi hermana no la dejábamos jugar con nosotras o en todo caso, hacían de mascotas de nosotras, que éramos unas señoras ricas con estancia y cada una tenía un caballo que se llamaban Rayo o Brisa o Pedo al Viento y obviamente uno era todo blanco, el otro todo negro y el otro supongo que todo marrón... no me acuerdo. Se supone que al trabajo tengo que llegar 8:45... pero ya eduqué a mis patrones y saben que jamás sucederá. Llegar tarde a cualquier lado saqué la conclusión de que es una patología que tengo. Si veo que llego temprano, me hago cargo de utilizar esos minutos cruciales para lograrlo en cualquier cosa muchísimo más importante que salir con tiempo como por ejemplo, sacarme un granito o subir a ponerme perfume o lograr hacerme una trenza yo sola... ¿Cuándo inventarán el desmaterializador?
Igual llegaría tarde.
Mejor que inventen la máquina del tiempo.

2 Comments:

  • At miércoles, mayo 31, 2006 9:10:00 p. m., Blogger Mari de Mardel said…

    Quiere decir que no te puedo invitar a una ceremonia del Té, porque simplememte te morís.
    Te veo amiga de la adrenalina. Si te gusta, dale. A mi me gusta cada vez un poco menos, pero lo fui, una gran amante del estresazo que significa estar al límite en toooodo sentido.
    ¿de qué se trata tu trabajo?
    Yo soy auxiliar contable (bah, paso facturas de venta, una gilada pero con categoría!)
    Besos!

     
  • At miércoles, mayo 31, 2006 10:31:00 p. m., Blogger Amélie McBeal said…

    ¿Ceremonia del Té...???

    Creo que sí, siempre tengo que estar ocupada en algo, no me banco llegar de trabajar y tirarme a ver televisión con mi Cadbury y mi gata.

    Día por medio tengo que tener una actividad fuera de casa o si no me pueden llegar a salir telarañas.

    Soy diseñadora gráfica pero también tengo que atender gente que quiere que primero adivine lo que realmente quiere y luego que haga milagros. Insoportables.

    Ya pedí para irme al cuartito donde está la caja de la escalera del edificio, ese que usan como depósito para las cajas y las escobas y tener mi oficina ahí, pero no pude convencerlos.

    Besitos

     

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

 
Free Web Counter
¡Pica a chusmeando!