jueves, junio 15, 2006


.................
Z Aujourd'hui Je suis Divagant complètement Þ

He aquí yo nuevamente.
Llegué tempranito del pichiclub porque la piscina estaba antártica. Sé que no hubo hidrogimnasia, porque escuchaba al profesor conversando en vez de dar clase. Además iba a estar medio caliente porque perdió Polonia contra Alemania (Esto último, información innecesaria que llegó a mis oídos por medio de mi novio en sus 45 minutos de visita Express. ¿Por qué los hombres –incluido mi padre- nos comentan cómo estuvo un partido? Nos explican lo mal que estuvo el árbitro o nos hablan de los jugadores como si fueran parientes nuestros. Y nadie les preguntó nada. Simplemente nos lo cuentan. Es una necesidad imperiosa inexplicable).
¿Nunca comenté que mi profesor de hidrogimnasia es polaco? “¡Dorichas aripa!” dice; traducción: “¡Rodillas arriba!”. Y todos chapoteamos para un lado y para el otro de la piscina, resbalándonos y chocándonos unos contra otros. ¿Servirá para algo esto?
Tengo la televisión prendida a mi lado, como barullo de fondo. Una película muy divague con el divino, encantador, precioso, hermoso, amor de mi vida, cuchi cuchi, Jude Law. Qué cosa linda de ver. ¿Me traería Papá Noel un Jude Law si le escribiera una cartita? Descubrí con inquietud cuando lo invitaron a Saturday Night Live y lo comprobé con un poco de decepción en algunas tomas de Alfie, que es un poco chueco. Pero realmente, cuando pone esa carita de circunstancia o le habla a la cámara, una se olvida de esas trivialidades.
Desde Brendan Fraser que no me quería casar con un actor de cine. Otro muchacho bonito, que tiene la nariz torcida para un lado y en La Momia 2 un poco pasadito de kilitos si una se pone exquisita, pero con cuya boquita me haría un llavero.
Pero bueno, volviendo a mi amado Judy, definitivamente es una película muy extraña. Una que hizo toda en croma, con escenarios por computadora y anda un avión en la vuelta. Hay algunas escenas con la muchacha esa que tendría que tener mi cara y yo la de ella si el mundo fuera justo: Angelina Jolie. No tengo comentarios sobre ella, sólo envidia de la cara (no que mi envidia no sea barata, envidia del rostro de la Angelina).
No le estoy dando mucha bola a la película porque estoy blogudeando, pero cuando miro a la derecha, realmente me alegra el momento. La presencia de Gwyneth Paltrow me tiene sin cuidado. Es una señora seria, que no se cuelga sangre del marido ni se chuponea con el hermano ni le saca los esposos a las demás. Ahora que estoy pensando… ¿Brad Pitt no fue pareja de Gwyneth Paltrow también? Mmh… me marié.
No me gusta Brad Pitt. No diría “salí feo de adelante”, pero tampoco me provoca espasmos en el corazón.
¡Hablando de narices torcidas! (lo mencioné cuando hablaba de Brendy más arriba) Otro más para añadir a la lista prohibida (de la que hablo blogs atrás): Adrien Brody (el de El Pianista). Mi ex novio tenía la nariz igualita a la de él y además la tenía torcida para el mismo lado (seguimos hablando de la nariz, ¿no? Sí, ¿no…? Sí) De este detalle me di cuenta en un primer plano que le hicieron cuando fui a ver El Pianista al cine. Qué atención le estaría prestando a la trama, ¿no? Igual la película me encantó. Y tuve que investigar más películas en que trabajara este feo-lindo que acabo de agregar a mi lista. Tengo que pasarla en limpio un día. A medida que me acuerdo de uno, lo voy agregando.
Y bueno.
He aquí yo nuevamente.
Más divagante que nunca.
Este blog me salió muy divague.
Decididamente necesito emoción en mi vida o tarde o temprano terminaré hablando del Animal Planet.
O de mi boniato (se le están poniendo unas hojitas amarillas, pobrecito…)
Mmm…

4 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

 
Free Web Counter
¡Pica a chusmeando!