miércoles, setiembre 12, 2007

El rubio me sienta bien... (qué más quisiera yo...)


l sábado me fui a hacer los claritos de una vez por todas o como yo lo llamo: a renovar la autoestima. La fecha de vencimiento de mis claritos estaba caducada hacía meses.


—¿Qué más te vas a hacer?

—Mmm... ¡ma sí! Haceme un brushing.

—Ok. ¿Para qué lado te hacés la raya?

—Eehh... ¿Cómo te explicaría? La última vez* me agarró una peluquera creativa y me hizo un jopo que se supone se peina para la derecha... O sea... se supone que lo manejo con el secador o si no, si estoy apurada, me pongo un par de horquillas y...

—Zzz... este... raya a la izquierda entonces...

—Y sí... supongo que sí... yo que sé...

Y me hizo un brushing espectacular; y esperando que hiciera maravillas con mi jopo indeseado, ella dice:

—Te mataron con este jopo, ¿eh?

—Mm.


Y bueno. Los claritos me quedaron precioso. Lo único que con el pelo lacio, soy una mezcla exquisita de Jennifer Aniston con Marta Gularte que ni te cuento.





*Un mes antes (la última vez)...


—Buenas... quería cortarme...

—Dale, pasá. ¿Qué te vas a hacer?

—Y no sé... Me tiene harta verme igual siempre. Lo que pasa que con rulos es difícil variar, ¿no? Es siempre o pelo largo o pelo corto o raya para un lado o raya para el otro (en mi caso, la uso al medio).

—A bueno, a ver que me sale...

—(¿Cómo que "qué me sale"...?)

—Mirá, te voy a hacer un jopo, que vos después tenés que darle forma con el secador...

—Pero yo no tengo sec...


Snip snip snip


Y al otro día, adquirí un maravilloso (y económico, por cierto) secador iónico marca "Pirulo" que importa la Tienda Inglesa.

Y mi novio es despertado todas las mañanas por mis improperios manifestados al respecto.

Y Dios bendiga al inventor de la planchita.

Y de los sapitos para el pelo.

Y de la vincha.

Por suerte me lo corté en luna creciente (me hice los claritos en menguante, nótese la estrategia).




Nota mental: no ir a la peluquería con el autoestima hecho una bolsa de piedritas de gato usadas (Información adicional: el Mingau está cada vez más lindo, más grande y más sordo. Quizá alguna vez suba fotitos si el Blogger así lo desea, además el gato es tan blanquito que no puedo sacarle fotos con el flash, me queda de lo más espectral).




Cuando el Sr. Blogger quiera, pongo un poco más coqueto el post.

Etiquetas: , ,

2 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

 
Free Web Counter
¡Pica a chusmeando!