viernes, junio 29, 2007

Por otro lado...

Les presento a Mingau.
Desde el domingo 17 tenemos un inquilino nuevo en el apartamento.
Se llama así por un personaje de unas historietas brasileñas que me encantan, aunque me hubiera gustado más Sarmoti (el león blanco de Sigfried and Roy), totalmente desaprobado por todo el mundo, especialmente Half Toronj. Casi se llama Kimba y hasta pasó la opción de ponerle David Bowie (es que tiene un ojo azul y otro verde). Mi novio quería ponerle Benito (el de Don Gato), totalmente vetado por mí. Se tiraron ciento treinta y siete nombres horribles (casi todos de parte mía).
Pero como es valiente, simpático y locuelo como o gato da Magali da Turma da Mônica (son unas historietas buenísimas, de cagarse de risa) le quedó Mingau, al final.
Mingo, Mangacho, para la familia (¡pobishito!). Mi mamá dice que no lo llame "Butifarro".
¿Otra particularidad de esta nubecita gatuna? Aunque la veterinaria dice que probablemente no, que es muy chiquito, que no tiene todos los sentidos desarrollados... ¡pamplinas! Tenemos el 98% de certeza de que el micifuz es sordo como un primus. Le tiramos una guía telefónica al lado, prendimos la aspiradora (lo aspiramos un poco, obviamente), le ladramos en la oreja... y él siguió tranquilamente, lavándose la nariz con la pata (por cierto, ya tiene una permanente preciosa en las cejas, tratando de averiguar qué era una estufa...).
Parece que la sordera no sólo es común cuando hay heterocromía (ojos de distinto color) sino que también suele ser un problema típico de los gatos blancos. El Mangacho le embocó a todo.
Así es la cosa. Él va mandándose cagadas por la vida sin enterarse y una gritando atrás, atajando los desastres. Sí, valentía producto de la inconsciencia. ¿Travieso? ¡Nooooo...! Hoy de mañana jugando con la piola de la cisterna, tiró de la cadena. Flor de cagazo matutino de parte mía. Él opfiamente, como si nada.
Gato con complejo de loro, trepa humanos como un árbol hasta llegar al hombro, donde se sienta y le ronronea a uno en la oreja. Fue muy cómodo ayer limpiar los pisos con el gatito acomodado en la espalda.
Upadicto total, lambeta y ronrroñoso.
Bienvenido, Mingau.

Etiquetas:

3 Comments:

  • At jueves, julio 05, 2007 6:22:00 p. m., Blogger Cambalache emocional said…

    Felicidades por el nuevo integrante!. Será sordito? pobeyitooo!.
    Me gustan más los perros que los gatos,soy alérgica, pero por foto parece lindo :)
    Saludos!

     
  • At jueves, julio 05, 2007 8:27:00 p. m., Blogger Amélie McBeal said…

    ¿Cómo que PARECE lindo?
    Es tan lindo como sordo (y es una tapia,el pobre...).
    Lo que menos precisa mi apartamento, es un perro.

    Saluditos

     
  • At viernes, julio 06, 2007 4:41:00 a. m., Blogger El mismisimo belcebusss said…

    Tambien en mi departamento se instaló recientemente un felino (responde al nombre oficial de Clementina pero extraoficialmente se llama de cualquier manera, igual no da bola). Lo que me llamó la atención es que dicha alimaña también tiene por costumbre subirse al hombro, pensé que al menos era única, especial, en eso, pero veo que tampoco...
    Listo, mañana almorzamos (finalmente) carne...jaja
    Saludos, muy bueno el blog.

     

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

 
Free Web Counter
¡Pica a chusmeando!