domingo, enero 21, 2007

Bleeding


He aquí yo.
Muerta del cumple de ayer. La combinación de ajo (muchos dips), sangría y haberme acostado a cualquier hora no me sentó muy bien.

Objetivo Principal: acumplido. El enemigo no llegó primero sino que tercero.
El segundo fue el sex symbol del grupo, que con una mano enyesada igual trajo la guitarra Y TOCÓ (sin ninguna diferencia con que tuviera la mano sana, cabe aclarar).

El enemigo no es para nada mi enemigo, pobre. No puedo odiarla (jamás lo hice, sólo la vigilo) porque es bárbara y hasta me termina convenciendo de que lo suyo es pura amistad y devoción desinteresada y platónica (¿mucha sangría?). En realidad es con la que me llevo mejor y estoy segura que después de determinado tiempo, las dos nos hubiéramos refugiado con el Agus (el ahijado del cumpleañero) debajo de la mesa a jugar con Iago.
Mucha gente que hacía tiempo que no veía y que extraño mucho, ya que éramos todos compañeros del teatro (los que siempre quedamos cuando se pasa el tamiz, como digo yo) excepto el compadre de mi novio que es amigo de la infancia.

De todos modos, yo ya iba resignada a la maratón de guitarreada que se arma siempre. Esta vez fue desde más o menos las diez de la noche hasta las cuatro de la madrugada.
Y bueno, está el bando que canta toda la noche y el bando esta vez compuesto por el enemigo, el compadre de mi novio, mi suegra y yo que intentamos entablar una conversación. O sea: todos la entablan por separado. Y entonces estaba yo tratando de filmar a my boyfriend y el sex symbol cantando con mi cuñada y otro muchacho que estoy segura de que cuando me case, lo vamos a tener durmiendo a los pies de la cama; la grabación salió con el compadre de mi novio preguntándome sobre las características-precio-conformidad de mi cámara a mi derecha y a mi izquierda mi suegra diciéndome que no le dé de cenar a mi novio cuando va a casa porque está muy gordo y su primo con menos edad ya lo operaron del corazón y que en su familia son todos cardíacos.
No se imaginan los DECIBELES que contaminaban esa habitación. Lo tengo filmado, pero P.A.J.A. S.A. me dio apenas para editar esta superproducción que hicimos Sex Symbol y yo cuando a este último le interesó más mi cámara que la guitarra.
Dice usualmente mi novio que tengo una capacidad increíble de demostrar lo podrida que estoy en una reunión. Esta vez no me lo señaló, pero porque no sabe de la existencia de esto:


Quisimos hacerla de nuevo un poco más prolija y hasta con libreto, pero Agustín —con vergüenza ajena— me arrebató a la primera estrella al mejor estilo King Kong, como diciendo "¡compórtense como adultos, por el amor de Barney!".

Etiquetas: , , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

 
Free Web Counter
¡Pica a chusmeando!