viernes, diciembre 22, 2006

yinglbels

e un tiempo a esta parte, para mí Navidad sucks.

Antes la ADORABA, ya que significaba que nos reuníamos en la casa de mi abuela los cinco que somos en mi casa más mi prima, los hijos de mi prima (tienen mi edad, mi prima es mayor que mi madre), mi tía, hijo de hijo de prima, ex esposa de hijo de prima, ex esposo de prima, esposa del ex esposo de prima, etc.
No éramos muchos, todos los años había alguien diferente que se sumaba, sea el vecino, el novio de entonces de la hija de mi prima, algún hermano de algún ex y así.
Un bochinche bárbaro que mis padres no aguantaban mucho pero que yo AMABA.

Con el tiempo, la inseguridad hizo que mi madre no quisiera dejar la casa sola y entonces se pasó a festejar aquí en Parque Batlle. Igual de espectacular.
Pero más adelante, mi prima enfermó de cáncer, al hijo le robaron el auto, la hermana de éste quedó embarazada del ahora mi ahijado; se les re-complica el traslado (viven en Villa Teresa, cerca de la Facultad de Agronomía o sea lejos si no se tiene locomoción como la gente) más la paranoia de la seguridad que contagió mi madre.
A lot of shit.

Y bueno, hoy cada uno festeja entonces en su casita; los mismos de siempre, sin bochinche, sin mi padre en pedo, sin ponerme al día con mi prima segunda, sin mi tía cagándome a besos a cada instante y diciéndome "capullito de la madrina".
Al otro día vamos de visita (por tandas, para no dejar la casa sola) a saludar y dejar regalitos, pero no es lo mismo, opfiamente...

Extraño, extraño y extraño.

Esto es lo que justamente hace que el Grinch al lado mío sea el hada de la Cenicienta.

Encima me re-pelotudié con los regalos, al único que le compré algo fue a mi novio y ya sé que lo va a odiar.
Hoy fui de nuevo de compras y terminé comprándome unas calzas para gimnasia.
Desinspiración total.

Por una extraña patología que padezco, resulta que me encanta hacer regalos. Más que recibirlos.
Llega el cumpleaños de alguien o las fiestas y yo ya estoy una semana antes recorriendo y pensando en el mejor regalo del mundo.

Este año no, che.
¡He llegado a aceptar formar parte con mi hermana y mi madre y hacerle un regalo en conjunto a mi padre! (que de paso, pa'joder, el 23 cumple años... ¡mi mamá el 31! Sí, si son de una originalidad en mi casa...). Yo NUNCA hago regalos en conjunto (salvo alguna colecta para algún compañero o profesor). Mi regalo es MI regalo y está pensado científicamente para que sea EL regalo.
Ayer en una feria nueva que pusieron frente a mi casa, le pagué un collar que se compró mi hermana, diciéndole que yo se lo regalaba para Navidad. ¡Yo JAMÁS hago eso! ¡Los regalos tienen que ser sorpresa! ¡Amo las sorpresas!
Encima, ya sé qué me va a regalar mi novio, porque de disimulado no tiene nada. ¡Buaa! Me encanta martirizarlo y que no sepa qué comprarme. Así me aseguro de que es surprise. Malditos buzos que me hicieron exclamar "¡Qué liiindooooo!".

No, no. A mi espíritu navideño este año, lo capturaron los cazafantasmas...

Etiquetas: , , ,

2 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

 
Free Web Counter
¡Pica a chusmeando!