martes, diciembre 12, 2006

I'll burn in Hell


Ya había mencionado que mi segundo cliente favorito es un cura.
Pero no es cosa de ay claro te gusta el tipo porque es cura y no podés y el sabor de lo prohibido y que sé yo; no, no: el muchacho (no, no es un viejo decrépito con sotana y cuellito; es un joven saludable que viene en bicicleta, saluda amablemente y se ríe de mis chistes... shit!) está MUY bien. Decididamente se equivocó de profesión y tendría que haberse hecho surfista.
Y viene cada tanto al laburo y deja cosas para imprimir. Hacía tiempo que quería saber el nombre completo, a ver si encontraba algo en internet, como hice con mi Cliente Favorito Nº 1.
Y ta. Hoy firmó unos folletos y me anoté el apellido en la palma de la mano. En realidad una de las tantas viejas de la Parroquia que están enamoradas de él lo mencionó el otro día, pero debería estar mascando un malvavisco, porque lo que le entendí, nada que ver.
Y bueno. Y busqué por internet. Y resulta que es un doctor en teología de la puta madre que escribió trescientos libros y tiene un nombre particular que ni poner las iniciales puedo ya que quedaría súper evidente y otro acontecimiento como el de los otros días con el compañero de teatro de my father, no paso.

Arderé en el infierno discretamente, entonces.

Etiquetas:

2 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

 
Free Web Counter
¡Pica a chusmeando!