jueves, diciembre 11, 2008

Post Navideño

o suelo darle mucha bola a la Navidad, para ser sincera. En realidad me embola cómo se enloquece la gente. Pero por alguna extraña razón, ayer entré a Tata a comprarme un par de zapatillas y un perfume y en vez de eso terminé comprando un pesebre.

Bueno, en realidad las zapatillas no quedaba mi número (o sea, había trojas, pero del 38 chino que no me entra ni el talón) y del perfume no había la imitación que me gusta. Y entonces pasé por al lado y me llamó la atención que estaba bastante bonito y relativamente barato.

Así que ta. Y no pensaba armar el arbolito hasta el 24 a las 7 de la tarde como acostumbro, pero bueno, si armaba el pesebre (me moríiiia por abrir la caja) era obvio que tenía que armar el arboludo también.

Finalmente pude convencer a Mingau de que no es pasto y aquí está: ¿no es cuuuuuteee? ¿Y no apesto sacando fotooos?

Bueno. Y como todos los años hay que agregar un chirimbolo nuevo —dicen—, hoy después de pagar el alquiler (buuuhh...), me dispuse a encontrar EL chirimbolo. Uno que sea Armoso, Original. Y uno así todos los años (Yeeey!!).

Y opfio que no encontré, pero chusmeando en una feria medio extraña adentro de una galería de mala muerte, encontré esto: un pajarito hecho de plumitas, muy pero muy monono. En realidad es medio creepy porque parece embalsamado, pero asigún cómo se mire. Yo lo encuentro pototo y ahí está. Al Mingau ni se lo presenté. Estoy segura de que voy a encontrar soretes con guirnaldas cuando le limpie las piedritas.

Y mi pesebre, bueno, no hice una superproducción de Hollywood como los que hace mi madre, con papel piedra, aljibes y todo Nazareth presente... pero ta nino. "¡Falta el nene!" —diréis vosotros—. Pero es que entoavía no nació... en casa se pone el 24 y así lo haré yo. Eso sí, no voy a hacer lo que hace mi madre porque no me da ni la paciencia ni el humor: ella va poniendo a los Reyes del otro lado de la casa y los va acercando de a poquito todos los días hasta el 6 de enero, que los ubica alrededor del recién nacido.

"Tu madre está loca" —fueron las palabras de Half Bergamot—. Yo no lo dije.

Mis pobres Reyes se quedarán en la cajita en donde vinieron y el 5 de enero voy a elegir al afortunado y pintarlo de negro con las pinturas de tela. Porque sí, mi pesebre salió medio racista. El Baltasar es rubio de ojos azules... ¡con razón estaba tan barato!

Etiquetas: ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

 
Free Web Counter
¡Pica a chusmeando!