jueves, octubre 23, 2008

A los que preguntan "¿pa'cuándo?":

i instinto maternal sería como una tarjeta tipo prepago de las de Ancel o mejor dicho, una de puntos de supermercado o tarjeta de crédito.
Cada vez que un niño empieza a patear mi escritorio, enchufarme la nariz delante del monitor o mamarrachearme los muestrarios de cartulinas con el amarillo flúo, los cómputos de esa "tarjeta" entran a consumirse tendiendo a cero.
Y una vez gastados, bueno, van juntándose de nuevo, de a poquito (igual que los puntos de supermercado), sin mucha rapidez.
Y entonces diviso un nene pateándole la pantorrilla a la madre porque no le quiso comprar Batón... y ahí vamos de nuevo...

Las posibilidades de que yo tenga un hijo son menos favorables que las de sacarme el 5 de Oro.
Y ni pregunten cuál preferiría de las dos opciones.

Etiquetas: , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

 
Free Web Counter
¡Pica a chusmeando!