jueves, octubre 02, 2008

A por el tercero

i karma va desparasitándose de a poco.
Incluso hice el increíble descubrimiento de que feliz e infeliz no son términos opuestos. O sea, si uno no es feliz, no quiere decir que sea infeliz... bueno... esas filosofías a las 8:30 hs. de la mañana mientras voy caminando hacia el yugo.

BUENO, TA.
Una de las tantas cosas que me hacen infeliz es pensar en WTF cocino para la noche. Yo NO CENO, pero my Half Bergamot sí y me da no se qué que llegue a las 10 de la noche y no haya nada para morfar.
Y aunque no me copa cocinar, SABIENDO QUÉ HACER, no tengo drama en hacerlo.
Y como Dios le da pan al que no tiene dientes, cocino tan bien como me embola cenar.
Así como crecí con terrible piano en mi casa y no sé tocar una puta nota —a pesar de mis "dedos de pianista" o "de artista", que las viejas dicen que tengo—, tengo un talento innato para cocinar riquísimo, aunque yo sea me considere plenamente realizada alimentándome sólo de yogurt.
Hay un capítulo de Friends (los miro y los miro y nunca me canso de ellos) en que Phoebe le tiene que decir algo a Rachel sobre un novio medio sorete. Phoebs hace lo siguiente: prepara unas galletitas (de avena, creo) y le dice así:
—Yo hago las mejores galletitas de avena del mundo.
Y se las da a probar a Rachel. En efecto, las galletitas son espectaculares. Entonces Phoebe agrega...
—Bueno, así como no te mentí acerca de mis galletitas, tenés que creerme lo que te voy a decir...
Y bla bla, que el novio es un hijo de puta bla bla bla. (Amélie McBeal Traducciones)

Bueno.
Es una pena que no tenga que contarle ninguna verdad a nadie.
Porque mis milanesas son las mejores de la calle Belgrano, mi lemon pie parece de confitería, mis empanadas están rellenas de ambrosía y mi pizza es para alquilar balcones; etc.
Es más, desde que me mudé con mi novio he tenido que ponerme creativa a la hora de qué elaborar. Estábamos alternando entre frankfurters, tortilla de papa, tarta de jamón y queso y refuerzos de bondiola... para empezar de nuevo con frankfurters, tortilla de papa, tarta de jamón y queso, refuerzos de bondiola... y así.

Entonces de un tiempo a esta parte he venido recopilando recetillas por aquí, recetillas por allá y nuestra alimentación por suerte ya está cada vez más balanceada y saludable.

Y por eso, es que empecé este blog...

Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

 
Free Web Counter
¡Pica a chusmeando!