martes, setiembre 12, 2006

Boba la primavera

Apología de la pelusa



Así como a todo el mundo le encanta la primavera y dice, "qué linda la primavera" y "mi estación favorita es la primavera" y se enamoran y cantan los pajaritos y vuelan las mariposas, yo, para no perder la costumbre de Contra que soy (¡no lo hago por gusto, soy así, nomás!), ODIO LA PRIMAVERA.

Primera, segunda y tercera razón: las pelusitas de los plátanos, que ya están empezando a volar y se me meten hasta detrás de las amígdalas.

¡Pero qué árboles de mierda los plátanos! Y todo mi camino al trabajo, es puro plátano. En la parada del ómnibus: plátanos. La feria de Tristán Narvaja: intransitable seguramente este domingo, a causa de los plátanos.
La primavera es sinónimo de alergia. Y resulta que yo sufro de una rinitis casi casi crónica, que obviamente, se acrecienta con la llegada de la querida estación.
Y entonces, ahora ya no hay señoras gordas lavando las baldosas con agua jane, sino que las muy infadkjfkslj%#& BARREN, levantando una polvareda pelusística insoportable. Lo hacen por gusto, definitivamente.

Ya no sé qué hacer. He probado lentes de sol y resulta que las muy putas (las pelusas, no las vecinas obesas) se te meten igual en la vista y los lentes me joden para rascarme.
La garganta, a la miseria. Juro que me sueno la nariz y quedan pelusas en el pañuelo. ¡En serio!
Una máscara a lo Michael Jackson, una escafandra, un traje de apicultor... no sé cómo salir a la calle.

Además, el viento del carajo que hace en primavera, que no sólo hace que todo Gabriel Pereira se me meta adentro de un ojo, sino que cuando llego al trabajo, en vez de pelo parece que tuviera un gato recién salido del lavarropas.
El tiempo del orto, que de mañana está templado, al mediodía hace calor, más tarde te congelás el tujets. Una con una mochila con la bufanda o un buzo por si refresca o a ver qué se le frunce al condenado clima primaveral.

A mí lo que me gusta es el veraanooooo. Séeee, chancletas, helado, ventilador... sudar como un chancho... qué me impooortaa...

Odio el invierno, el frío, la gripe, ponerme ropa y ropa y ropa y ropa y seguir teniendo el frío.
Odio el otoño porque significa que se va el verano y viene el frío del invierno.
Y la primavera me podría alegrar porque quiere decir que viene el verano...
Pero tendría que salir con una motosierra a bajar plátanos.

Estos árboles asquerosos los trajeron los ingleses, en época de trenes e invasión industrial. En Londres, queridos ingleses, hay un clima asqueroso, pegotoso, nebuloso y entonces las porquerías de los árboles no se les meten en las pipas ni se le enredan en los mostachos.
Y acá darán una sombra preciosa, pero ¡aaajjjj! cof y cof y ptui y me pica el ojo. Festejen oftalmólogos, festejen.

Spring sucks!!

Debe ser porque nunca remonté una cometa. No es que no haya tenido infancia, simplemente nunca les dio las pelotas a ninguno de mis progenitores hacerme verle el lado bueno al viento.

Bueno, un (uno, 1, one) lado positivo: en la chimenea de mi casa (más bien, el ducto del baño que sale para la azotea y entonces sí, parece una chimenea) hicieron nido unos gorriones.
O sea que cuando uno va al baño, se puede llevar la revista o si no, deleitarse con un fondo de gorjeos primaverales.

Casi encantador.

3 Comments:

  • At martes, setiembre 12, 2006 11:26:00 p. m., Blogger MAC PAY said…

    ¡GRACIAS!, por dos cosas:
    a) Por sepultar a los idiotas amantes de la primavera
    b) Por cagarme el post del día de la primavera que ya lo tenía en mente e iba a ser muy parecido, pero de todos modos lo hiciste mucho mejor de lo que yo lo hubiese hecho :P
    Quiero quebrar una lanza por el invierno y toda su belleza, el resto, tu lo has dicho.
    Saludos!

     
  • At miércoles, setiembre 13, 2006 9:32:00 p. m., Blogger Amélie McBeal said…

    Bueno, no creo que los amantes de la primavera sean idiotas, pero seguramente, no sufren de rinitis.
    Me alegra no ser la única contra, como siempre. El invierno, no. La verdá que no me lo banco ni le encuentro nada de bello.
    Podés hacer un post contra la primavera vos también, que haigan 2, que haigan.

     
  • At jueves, setiembre 14, 2006 5:59:00 p. m., Blogger Checha said…

    Coincido tanto! También odio el invierno con todo mi ser, y amo el verano, esa cosa de libertad que da el calor, con apenas algún trapito cubriendo el cuerpo, los dias largos, las noches tibias, las picadas con cerveza en el patio, el silencio de la siesta roto por las chicharras, y un millón de cosas más.
    Que llegue pronto!!!

     

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

 
Free Web Counter
¡Pica a chusmeando!