sábado, enero 05, 2008

La vecina del 1.

I. Breve perfil psicológico

—Buenas, soy la nueva inquilina del 13…
—¿Y por qué tocaste a mi timbre?
—Eeh…en realidad toqué varios, pero como el suyo es el Nº 1, es el primero que…
—Sí, todo el mundo toca al 1.
—Bueno, yo andaba necesitando la llave de los contadores, para habilitar la luz…
—El apartamento 5 tiene llave de contadores. El 9, también tiene la llave de los contadores…
—Ajá, bueno, ¿usted podría prestarnos la llave, así le hago una copia y…?
—NO.
—…
—Y te explico por qué no. Porque si llega a pasar algo cuando estén tocando los contadores, la culpa va a ser mía, que fue la que te prestó la llave.
—…
—.
—Bu… bueno… se la pediré al 9 entonces… eeh… muchas… ¿gracias…?
—Adiós, vieja.


II. Uno o dos meses después


Cartita en el espejo del hall que decía algo así:


“… Desde hace algunas semanas estoy encontrando residuos en el techo de mi patio, tales como pedazos de jabón, cáscaras de frutas, etc. Se agradece a los vecinos que para librarse de la basura utilicen los recipientes correspondientes.

M.C., Apto. Nº 1”.



Ejem. Meses de acostumbramiento a no tirar porquerías por la ventana. Ejem.



III. Algunos días más tarde


Toc toc (el timbre no funciona y no nos preocupa).

—Hola, soy la vecina del 11, quería preguntarte si tenías una llave del contador.
—Sí, como no. Si querés te la presto para hacerte una copia.
—Ay sí, gracias; porque se la pedí a una vecina…
—A la del 1. Y te dijo que no te la presta.
—¡Sí!
—Y después te dio una explicación sobre el por qué no te la presta.
—¡Exacto!
—Sí, me la terminó prestando la muchacha del 9.




III. Otro día


—¡Glup! Buen día.
—Buen día, vieja.
Ya subiendo:
—Ah, nena, ¿sabés que estás colgando la ropa en MI cuerda?
—Eh…? Eeh… ¿Ah… eeh… sí?
—Sí, las dos cuerdas que dan para la calle son las mías. Las tuyas son las que están más para atrás.
—¡Qué cosa! Y yo que le pregunté a todo el mundo si había alguna regla respecto a las cuerdas de la azotea y me dijeron que no, que se podía colgar en cualquier lado…
—¡Pero! ¿Me preguntás de todo y justo no me preguntaste eso?
—Y no se me ocurrió… además como están siempre casi todas libres… yo…
—Bueno, ahora ya sabés. Las que justo están en frente a la puerta, las de la derecha son las mías, las de la izquierda las tuyas.
—Ah, bueno, bueno. Ahora ya sé. Je, je, je… ¡Buenas noches!
—Buenas noches, vieja.
—… ¿…? ¡…!
—¡No lo vayas a tomar a mal, ¿eh?
—¡Noo…! ¡Por favor!




IV. Esto no está pasando

Hace un rato:

—¡NOVIA, SE ME ACABA DE CAER UNA BOLSA DE MIERDA DEL MINGAU ARRIBA DEL TECHO DE LA VECINA!CLICK PARA AMPLIAR Y DELEITARSE














¡Feliz dosmiloochooo...!

Etiquetas: , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

 
Free Web Counter
¡Pica a chusmeando!