domingo, marzo 18, 2007

¡Huyamos!

Creo que padezco del "Síndrome de la Novia Fugitiva".
O por lo menos, yo lo llamo así. Sé que existe un síndrome que se llama de la misma manera, pero no sé si es el mismo.

Bueno.
Es la tercera vez ya que me sucede en la vida.
Cuando la cosa se pone demasiado seria, me da ganas de calzarme los championes y rajar.
Esta vez no es la excepción.
Pero reconocer el problema ya es un paso –supongo– y trataré de sobrellevarlo como Dios me ayude.
Tengo una cábala y es que cuando estoy por hacer algo importante no se lo cuento a nadie hasta que esté ahí o sea indispensable hacerlo. Por ejemplo: un viaje; hasta que no estoy por subir al ómnibus nadie se entera. A mi madre le digo: "pasado mañana voy a tal lado". A mis amigos: "ayer volví de nosédonde".

Y ta.
Resulta que de esto hablo todos los días en mi trabajo y en mi familia. Yo misma saco el tema. Como que no me importa si sale o no.

Por otro lado, no lo he mencionado en mi blog... lo que querría decir que muuuyyyy en el fondo, me interesa que salga...
Y estos días he empezado a callarme salvo que me pregunten...



Mmm...

Etiquetas:

5 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

 
Free Web Counter
¡Pica a chusmeando!